7 abr. 2012

Paradojas del cristianismo




En estos días de fervor nacional-católico que hay que "agradecer" a la labor adoctrinadora y catolizante de Franco y su régimen, consiguiendo "enderezar" a los Pueblos bajo yugo español a base de cárcel, torturas y asesinato, del terror sistematizado y de una educación que anulaba/anula por completo la reflexión, no puede más que sorprenderme y a la vez indignarme la hipocresía que se gastan muchxs llamadxs "cristianxs", en su versión católica. Resulta que no les gusta comer carne el jueves y viernes "santo". Antes incluso no la comían durante toda la semana. Pero hay "tradiciones" que hay que cambiar, pues no pueden dejar de alimentarse de sus semejantes, hay que seguir formando parte de un Sistema de explotación que humilla, tortura y asesina a millones de animales no humanos. Es curioso cómo la gente adapta sus supuestas creencias a los cambios en la cultura capitalista. Como dijese Lenin en El Estado y la Revolución: "(...) los cristianos, después de convertirse el cristianismo en religión de Estado,  se "olvidaron" de las "ingenuidades" del cristianismo primitivo y su espíritu democrático-revolucionario". Así es como el cristianismo pasó de ser perseguido por Roma a ser difundido y sostenido por Roma. Así es como las comunidades cristianas pasaron de ser vegetarianas o veganas por respeto a sus semejantes para ser lxs verdugxs de quienes comparten la Tierra con nosotrxs, para someterse a Roma y a sus dictados de servicio militar, alimentarse de animales no humanos y consumir drogas.

Afirmó Leonardo Da Vinci lo siguiente: “El hombre es en verdad el rey de todos los animales, pues su crueldad sobrepasa a la de estos. Vivimos de la muerte de otros. ¡Somos tumbas andantes!. Llegará el día en que los hombres serán juzgados por la muerte de un animal como hoy se juzga el asesinato de un hombre. Llegará el tiempo en que comer carne será condenado como hoy se condena el comerse a nuestros semejantes, es decir, el canibalismo”.

Cambian los tiempos, pero no las injusticias. El cristianismo es hoy un dogma al servicio del Estado y el Capital y como tal ha asumido todos los roles discriminadores que la cultura capitalista ha engendrado. Por tanto, se podría afirmar que lxs auto-proclamados "cristianxs" de hoy no son tal cosa, sino súbditos de un Estado y una Iglesia que han tergiversado tanto los principios y orígenes del cristianismo que los han hecho irreconocibles. Al Capitalismo no le preocupa que te sometas a una estatua de madera una semana cada año, le preocupa enormemente que, siguiendo de verdad el ejemplo de Jesucristo,  te rebeles y luches contra quien te explota, te domina y te esclaviza. Éso sí es cristianismo, y no lo que vende el Vaticano.

Algunos enlaces interesantes sobre el cristianismo y el vegetarianismo:

El vegetarianismo a lo largo de la historia
http://www.haztevegetariano.com/p/905/El_vegetarianismo_a_lo_largo_de_la_historia

Vegetarianismo y la Iglesia
http://www.haztevegetariano.com/p/732/Vegetarianismo_y_la_Iglesia

No hay comentarios: